jueves, 20 de septiembre de 2012

ABEL ALBINO EN SANTA FE

GOBERNAR ES POBLAR
Autora: Profe CPN Rocío Tibalt, para el BLOG DEL PROFE ANDRÉS


Este es el nombre de la charla que hace unos días dio en Santa Fe el Dr. Abel Albino.
Para quienes no lo conocen, Abel Albino es doctor en medicina, pediatra, fundador y

presidente de Conin en la Argentina, una cooperadora para la nutrición infantil, que él desarrolló en nuestro país a imagen y semejanza de la creada en Chile por el médico Fernando Mönckeberg. En 1993, decidió encarar en su ciudad, Mendoza, un proyecto con destino incierto, pero construido sobre la convicción de que era necesario "terminar la guerra del hombre contra el hombre, e iniciar la guerra del hombre contra el hambre".

Desde su creación, hace casi 20 años, y a pedido de varias ONG que quisieron sumarse al proyecto, Conin generó 35 centros a lo largo y ancho del país (el área metropolitana de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Chaco, Tucumán, Santiago del Estero, Salta y Córdoba), dos en Paraguay, uno en Perú y otro en Gambia. Con el asesoramiento de la fundación, hoy existen doce centros en formación, que replican el modelo de los dos originales.

"Esta pasión se desparramó -reflexiona Albino-. Tenemos el primer centro de prevención de desnutrición del mundo y es el que vamos replicando en todo el país. De nuestro hospitalito en Mendoza, donde se hace prevención y tratamiento, han salido más de 1000 niños desnutridos recuperados, con cero de mortalidad. Hemos atendido a más de 10.000 niños y hoy atendemos a 2500 chicos en el país y en el extranjero." 





El Dr. Albino sostiene "Ningún desarrollo es posible cuando tenemos ejércitos de niños débiles mentales por desnutrición. Debemos preservar el cerebro y luego educarlo", repite la frase tres veces, como una confirmación fundamental. "La principal riqueza de un país es su capital humano. Y si ese capital humano está dañado, ese país no tiene futuro."

El Dr. Albino conoce la pobreza. El mismo cuenta: “me senté en camitas miserables. Vi prostitución, drogadicción, alcoholismo, incesto, violaciones; todo lo que hay que ver para darte cuenta hasta dónde puede llegar la corrupción humana. Vi niños durmiendo en un pozo en la tierra, tapados por perros en Mendoza, la cuarta ciudad del país. Por eso hay tantos perros en la pobreza, porque los chicos se cubren con ellos”. 

El Dr. Albino junto a Monseñor Arancedo en su visita a nuestra Basílica de Guadalupe.


En su charla nos cuenta que esta realidad lo “toco muchísimo” y decidió involucrarse. Descubrió que el 69% de las madres eran analfabetas... y decidió enseñarles. Afirma que la desnutrición es el resultado final del subdesarrollo. Y sostiene: “de nada sirve que alimentemos a un desnutrido si lo devolvemos al ambiente hostil del que proviene. A los 15 días estamos alimentándolo de nuevo”.

Para quebrar la desnutrición hace falta realizar un abordaje integral de la problemática social que le da origen al problema: educación nutricional, educación para la salud, lactancia materna, jardín maternal, jardín infantil, estimulación temprana, escuela de artes y oficios, lectoescritura, ropero familiar, club de padres, educación para padres, vacunación… Este hombre, nos demuestra que se puede, él con su trabajo incesante, lo logró…

¿Cómo un hombre puede lograr tanto? En realidad no está solo, en su trabajo diario y según él mismo cuenta, toma fuerzas en la oración, el Rosario y la Comunión frecuente. Dios siempre lo acompaña.
Abel Albino junto a la profesora Rocío Tibalt en la Basílica de Guadalupe


Hace más de 20 años, en lo que llamamos el primer mundo descubrió que no vivía feliz ni en paz. Y gracias a unas palabras de la Madre Teresa y a una homilía de Juan Pablo II descubrió que tenía que servir a los pobres y en esta tarea descubrió su “verdadera felicidad”.

Sostiene que un país se hace grande “con millones de niños leyendo” y para que esto ocurra y nuestra patria se transforme en una gran potencia se necesita:

1- Preservar el cerebro de los niños dentro del 1º año de vida

2- Educarlos,

3- Brindarles cloaca, luz eléctrica y agua corriente y caliente en cada casa argentina. ¡Así tendremos una potencia en 30 años!

Todos deberíamos escuchar la riqueza que encierran las palabras de este gran hombre, deberíamos aprender de su entrega generosa, de su servicio incansable, de su lucha, de sus convicciones y principalmente de su gran amor por nuestra patria Argentina.
 +


Sobre la autora: Rocío Tibalt es madre de 3 chicos, CPN y Profesora de diferentes materias contables en la Escuela Técnica Mons. Macagno de la ciudad de Santa Fe. También ha participado participa en diversas asociaciones apostólicas en Santa Fe y Santo Tomé.

1 comentario:

  1. Estuve en la charla que el Dr. Abel Albino dio en la Sala Garay del Colegio Inmaculada. Comparto todo y cada uno de los comentarios de Rocío. Este hombre es un "santo en vida". Que distinto sería nuestro país si la obra del Dr. Albino se convertiría en Política de Estado en la Républica Argentina!!!!!. Sin embargo creo que hoy eso es una utopía. En una país que trabaja en políticas de control de natalidad hablar de "Gobernar es Poblar" suena a fantasía o cuento de hadas. Felicitaciones Rocío por el comentario y al Profe Andrés por su blog. Saludos Cordiales. Rodrigo Macías

    ResponderEliminar

Si vas a comentar con el formato "anónimo", por favor dejar tu nombre al final del comentario. Gracias